matemáticamente Miércoles, 21 septiembre 2016

Aprobado por el Perú

gareca-treino-palmeiras-rib-3

Foto: posta.com

Según una encuesta de Ipsos, Ricardo Gareca tiene el 70% de aprobación en el Perú, lo que contrasta con los resultados mediocres de la selección.

Para sorpresa de muchos, -incluyéndome- Gareca cuenta con un apoyo importante de los peruanos en su trabajo como seleccionador del equipo nacional. El 70% de aprobación que ha le da Ipsos llega como buena noticia en medio de un clima de incertidumbre en la selección. El sondeo se realizó después del triunfo ante Ecuador y antes de conocerse la nueva convocatoria para los partidos frente a Argentina y Chile, en la que quedaron excluidos, una vez más, jugadores importantes como Jefferson Farfán, André Carrillo, Carlos Zambrano y Luis Advíncula.

Por más que la mayoría de hinchas preferiría que estos jugadores estuvieran en los partidos de eliminatoria, el resultado de la encuesta no hubiera sido demasiado distinto de haberse hecho después de la convocatoria. El optimismo con la selección casi nunca tiene mayor sustento, más allá de las ganas de romper con la tendencia histórica en las eliminatorias, esa que nos tiene sin mundiales desde el muy lejano año 82.

Los triunfos siempre renuevan las esperanzas y acarician los maltrechos egos nacionales, pero siempre es importante tomar cierta distancia. La victoria ante Ecuador costó mucho y nos alegró, pero, como ya hemos comentado en este espacio, parece haber sido un pico de rendimiento de un equipo bastante limitado en casi todas sus líneas.

Esta situación ha sido generada por Gareca. Tras alguna indisciplina dentro y fuera del campo, y los pocos minutos que han disputado algunos de los jugadores que no han sido convocados, el argentino se ha quedado con un grupo pequeño al que no le sobra nada. Es realmente difícil que ante dos de los mejores equipos del mundo, como son Argentina y Chile, nos vaya bien con un plantel tan corto y escaso de talento y experiencia y roce internacional.

Esto parece ser, sin embargo, lo que entusiasma a los peruanos: que Gareca haya apartado a jugadores que han formado parte de selecciones fracasadas y que tienen el aura de estrellas por más que no lo son. A la gente le gusta que el entrenador haya confiado en el grupo humilde que lo hizo bien en la Copa Centenario y que deja el glamour de lado para ponerse el overol. A la gente le gusta la chamba, el trabajo duro, remar contra la corriente. Ahí estamos. Buscando el milagro mientras el Tigre genera un colchón que, esperemos, por el bien de la selección, lo mantenga hasta las eliminatorias para Qatar. Un poco de continuidad, para variar, podría venirnos bien.

Secured By miniOrange